Real Federación Española de Natación
01/14/2020 at 03:02
Head

CENTENARIO: Abelardo López, el primer gran cisma del deporte acuático español

Aunque hayan pasado cien años, el misterio sigue rodeando la figura de Abelardo López, al que algunas investigaciones recuerdan como nadador olímpico retirado en los Juegos de Amberes de 1920, otras cuentan que viajó incluso pero no le dejaron competir oficialmente, y las de más allá ni siquiera valoran su presencia en tierras belgas. Pero ¿quién fue Abelardo López? ¿Fue olímpico? ¿Merece un hueco en la historia de la natación española? Pónganse cómodos, pasen, lean y juzguen ustedes mismos -nosotros solo exponemos- sobre este héroe gallego para unos y villano deportivo para otros…

En el capítulo anterior apuntamos una somera referencia sobre la figura del protagonista en clara relación a los Juegos Olímpicos de Amberes 1920, los primeros para nuestra natación. No obstante, hemos querido ir más allá el hecho olímpico (trascendente) en sí y bucear en la vida de un personaje en todo caso fascinante por el misterio que rodea su figura, por el primer gran cisma que significó para la natación española, y por la época compleja que le tocó vivir. Cien años después, sabemos se han escrito cosas sobre Abelardo López Montovio (algunos, los menos, acentúan su segundo apellido). Muchas de ellas contrapuestas, ya que para unos será eternamente un héroe, un precursor; y para otros un villano, un impostor.

Data Joaquín Morera, el ilustre historiador de la Natación española, que en torno a 1907 ingresa en la Marina de Guerra como auxiliar de la armada el joven nadador gallego Abelardo López. Tendría unos 20 años, ya que lo que sí sabemos con certeza es que nació el 12 de abril de 1887 en Cariño (A Coruña) y que aprendió a nadar de jovenzuelo en la playa de su localidad natal. Escritos de la época y más recientes coinciden en señalar que fue un autodidacta de la natación el cual carecía de dirección y tutor alguno, de hecho, los estilos practicados eran doble over -forma antigua de “nadar a cuchillo”- y braza de pecho. Fueron años difíciles en Cariño, azotado por una gran galerna que arrastró todo a su paso y que forjó definitivamente el carácter de sus vecinos, también el de un joven conocido como ‘Abelardo de Catabís’, según apunta José Manuel Suárez Sandomingo en su esmerada investigación sobre “El tragamillas”.

AUXILIAR DE LA ARMADA

Con los años Abelardo se convirtió en auxiliar de la armada -se alistó con 19 años- y, tras el oscuro capítulo de Amberes (que más abajo relataremos), retomó las aguas abiertas para dedicarse a travesías imposibles que acabaron por forjar su carácter. Unas travesías que ya con 25 años, en 1912, practicaba. Fue del Muelle de El Ferrol a Mugardos y tardó menos de media hora, 27 minutos en concreto. Sus progresos refinaron el estilo, por lo que se le puede considerar (más que entrenador) instructor de aprendices de la Nautilus, una corbeta de la Armada española de 1886, los cuales organizaban campeonatos de natación y en los que despuntó Abelardo; y posteriormente de marineros en el Yate Real Giralda en Santander.

A todo esto, arranca el que iba a ser un movido 1920. Año olímpico (Amberes), el 19 de abril se funda la FENA (Federación Española de Natación Amateur), origen de nuestra casa. Ello va a provocar un movimiento oficial para tener representación acuática, por vez primera, en tierras belgas. Y aquí aparece con fuerza el nombre de Abelardo López como un apéndice sin conexión alguna con el nadador catalán Joaquim Cuadrada -considerado el pionero olímpico de la natación española- ni con el polo acuático español formado por deportistas del CN Barcelona, el decano.

Nos referimos de nuevo al historiador Morera para destacar el que debemos considerar como el primer gran cisma de la Natación española. Al parecer, un miembro de un debilitado Comité Olímpico Español, impresionado por las “hazañas” de un marinero de El Ferrol, decidió que era de ley seleccionarle para los Juegos Olímpicos de Amberes sin atender las consideraciones de la FENA con el convincente argumento de que “era todo un tío y merecía ir a Amberes”. Al parecer, la virilidad fue la causa de la selección olímpica de Abelardo López Montovio, del que se rumoreaba que había batido hasta un récord del mundo en 1.500 metros, aunque sin certeza alguna. Alguna investigación ha escrito que llegó a hacer la distancia en 23 minutos.

RIVALIDAD LÓPEZ-CUADRADA

Pero la cosa no quedó ahí. La protesta federativa ante tal imposición provocó que algunos dirigentes del deporte español quisiesen enfrentar al nadador gallego Abelardo López con Joaquim Cuadrada, nadador y waterpolista catalán seleccionado para Amberes, en un duelo cara a cara, a lo que este último se negó y también la FENA, con sede en Barcelona. El caso es que antes de viajar a Bélgica, Abelardo se negó a entrenar con otros olímpicos en una concentración en San Sebastián porque no sabía qué era eso de “entrenar”. La luz definitiva de esta historia no iba a desvelarse hasta 74 años después por parte de Joan Fauria en “Un olímpico para la polémica” (El Mundo Deportivo, 18/02/1994), versión corroborada años más tarde por El 9 en su artículo L’impostor (15/06/2005) e investigadores actuales.

Y en ella se descubre el por qué algunas fuentes de la época y de los tiempos de Barcelona 1992 algunas nuevas publicaciones olímpicas citan erróneamente a Abelardo López como participante olímpico español y “retirado por su entrenador a los 300 metros de la prueba”. No, Abelardo sí viaja finalmente a Amberes y allí se digna a hacer un test que curiosamente relatará un periodista y árbitro gallego, Manuel de Castro ‘Handicap’, en un periódico catalán, El Correo Catalán, el 14 de septiembre de 1920. Cuenta que se retiró del test a los 800 metros con un tiempo que, extrapolado a los 1.500 metros, daría un tiempo de unos 32 minutos (el vencedor olímpico ganó con 22 minutos).

Ante las críticas de los catalanes de la delegación olímpica, Abelardo respondió que era “envidia”. Y se encerró en su habitación hasta el día de la competición olímpica. ¿Qué pasó en el día D y la hora H?... Como el propio Abelardo contaría casi 41 años después en el Ideal Gallego, “mi ficha no llegó a tiempo y el jurado no me autorizó a hacer las carreras oficiales”. Es decir, Abelardo López estuvo en los Juegos de Amberes, pero él mismo reconocería que no fue olímpico participante. Joaquim Cuadrada, en cambio, sí disputó la prueba oficial.

Después de aquello, ambos rivales se retaron en un duelo que nunca se iba a producir porque Cuadrada quería en Barcelona y López lo rechazó de plano. Luego el gallego propuso que nadasen cuatro millas en San Sebastián y lo rechazó Cuadrada, al que alguna fuente consultada apunta que llegó a denunciar al club ferrolano aduciendo que López no estaba federado y por tanto no podía competir en Amberes. Un enfrentamiento/reconciliación imposible desde todo punto de vista. Como mar de fondo de todo lo ocurrido con la natación española en Amberes, Fernando Arrechea apuntó en 2010 que “en el trasfondo de esta polémica menor se escondía el enconado enfrentamiento entre el Comité Olímpico Catalán y el COE, que a pesar de la aparente ‘tregua’ obtenida en Amberes, tuvo varios episodios de ‘guerra total’ como la candidatura de Barcelona a los JJ.OO. de 1924 o el ‘caso Abelardo’”. Revista de CIHEFE. Misterios Olímpicos (V). Abelardo López Montovio: el tragamillas.

Y mucho antes, solo dos meses después de los Juegos de Amberes, un artículo firmado por Ricardo Ruiz Ferry en calidad de Vocal dimisionario de la Delegación Española del C.O.I., destacaba en tres páginas del Heraldo Deportivo graves irregularidades respecto a la selección de la Delegación española en Amberes.

Tras los accidentados y polémicos Juegos de Amberes, López volvía a sus cosas y era condecorado con la Cruz de Plata del Mérito Naval con distintivo rojo por su heroico comportamiento durante el ciclón que afectó a la corbeta Nautilus el 17 de julio de 1923. Con esta distinción pública, sin duda, se quitó la espina de los sucesos acontecidos en Bélgica tres años antes.

TRAGAMILLAS DE LAS AGUAS

Y siguió su vida deportiva -olvidado completamente el farragoso episodio olímpico- enfocado a las travesías a nado como la de El Ferrol-La Coruña, 12 millas de peligrosa odisea que, según cuenta Suárez Sandomingo, le causó a López la retirada porque “había pensado que con dos copas su temperatura corporal subiría y de este modo no tendría que abandonar a causa de una hipotermia”. El caso es que a Abelardo no le ganaba nadie a tozudo y 15 días más tarde apareció de nuevo acompañado de su amigo y campeón de lucha libre, el mugardés Andrés Balsa, en un bote de remos por si pasaba algo. Ya no bebió, claro, y obtuvo el éxito después de 5 horas contra los elementos. Tan hambriento acabó que retó a su colega a comer en una mesa llena de viandas y también le ganó, por si fuera poco. Ése era Abelardo López…

Abelardo, del que dicen que se preparó para cruzar el Canal de La Mancha pero no hay constancia del reto, dio la vuelta al mundo dos veces en el Juan Sebastián Elcano -fue maestro del velamen como oficio hasta 1955- y en una de ellas se encontró con su mentor olímpico, el señor Aguilar -cónsul general de San Francisco (EEUU)- que le homenajeó. También tuvo arrestos para hacer alguna travesía a nado más pasados los 50 años de edad. Eran los años 40 y cambió las frías aguas norteñas por las de Cádiz y el Gualdalquivir. Volvió a hacer El Ferrol-A Coruña, A Graña-O Seixo y, con 65 años, Cariño-Ortigueira en menos de tres horas.

Diez años después, el 20 de marzo de 1963, Abelardo López Montovio fallecía en El Ferrol a los 85 años de edad. Pero dejaba un enorme legado en su tierra. Si en 1956 era condecorado con la Medalla al Mérito Deportivo en Ferrol -noticia de la que se hizo eco Marca, la piscina municipal de Cariño lleva su nombre desde 2015 y en este 2020 se han cumplido 30 años de la ‘’Travesía a la Ría Abelardo López’ con la que el Ayuntamiento de El Ferrol, la Asociación de Padres y Amigos del Club Marina Ferrol, familiares, vecinos y amigos rinden homenaje a un hombre que a lo largo de su vida tuvo muchos apelativos en la prensa como “tragamillas, tritón del norte, fenómeno natatorio, hombre hélice”…

Abelardo López Montovio fue un nadador que se hizo a sí mismo y que hizo su propia historia, la cual hemos querido pincelar a grandes rasgos con el profundo respeto que nos merecen tanto su trayectoria como las fuentes consultadas.

Autores:

Edición / Documentación:

Rodrigo Gil-Sabio / Manolo Escudero Cordón

Aportaciones a la pieza informativa: rodrigogilsabio@rfen.es


Fuentes documentales:

ALCOBA, ANTONIO. España en los Juegos Olímpicos y La Aventura Olímpica. Campomanes Libros, 1992

ARRECHEA, FERNANDO. Misterios olímpicos (V). Abelardo López Montovio: ‘el tragamillas’.

Cuadernos de Fútbol, Revista de CIHEFE. Nº 11, junio de 2010

COMITÉ OLÍMPICO ESPAÑOL (COE). Buscador olímpico web oficial, 2020

EL 9. El l’impostor. El caso Abelardo López, 15/06/2005

ESCUDERO CORDÓN, MANUEL. Archivo histórico personal

FAURIA, JOAN. Un olímpico para la polémica. El Mundo Deportivo, 18/02/1994

GIL-SABIO, RODRIGO. El deporte español en el período de entreguerras, 2004

HERALDO DEPORTIVO. Olimpiquerías, por Ricardo Ruiz Ferry. Nº 197, págs. 432-434, 05/11/1920

MÉNDEZ, JUAN. Orígenes de la natación. Natacionrapida/blogspot.com, 16/’04/2009

MORERA, JOAQUÍN. Historia de la Natación española. Todocoleccion.net COI, 1965

SUÁREZ SANDOMINGO, JOSÉ M.. Abelardo López Montovio ‘El tragamillas’ GaliciaDigital, 07072016


Fotos de abajo: Cartel JJOO Amberes 1920 /  Joaquim Cuadrada / Presentación de una de las travesías anuales que llevan su nombre /  Piscina Municipal "Abelardo López" en Cariño (A Coruña)

0 Like · 0 Comments

Like

Your browser was unable to load all of our website's resources. This is probably due to a firewall, a proxy or one of your browser's addons or settings.

You can press Ctrl + F5 or Ctrl + Shift + R to force your browser to reload them. If this does not work, try using a different browser or contact your system administrator or ISP to solve this problem.
Sponsor Oficial
PREMAAT - Seguros y Ahorro Tejada's Forever
Sponsor Platino
Halcón Viajes Astralpool Astralpool
Sponsor Oro
TOPSEC Iberia Loterías y Apuestas del Estado - Con el Deporte Ayuntamiento Yamaguchi
Sponsor Técnico
Spedo Turbo Erreà
Institucionales
Consejo Superior de Deportes Asociación Deportes Olímpicos Comité Olímpico Español Universo Mujer ADESP Fédération Internationale de Natation Ligue Européenne de Natation
RSC
Asociación Española Contra el Cáncer Step By Water
Partners
Partners
Transporte Oficial
Partners
Línea Aérea Oficial
Iberia
Partners Salud del Deportista
Partners